6 mar. 2008

Sobre la violencia doméstica (II)

Hay que escuchar a los estudiosos sociales y desempolvar sus sugerencias.Hay que educar y profundizar por qué en la familia de hoy existe un fenómeno de la familia de ayer.

Nunca como en este caso viene a cuento ese viejo refrán de que “el mundo es un pañuelo”. Dos mujeres coinciden en la peluquería y como forma de pasar el tiempo iniciaron una conversación sobre su vida privada… y para sorpresa de ambas, resulta que coincidieron que tenían al mismo hombre por marido. Visto el caso ambas se ponen de acuerdo para darle una buena paliza por el engaño. Le citan en un sitio determinado y las dos le cayeron encima produciéndole lesiones de consideración.

Mientras al hombre le trasladaban en ambulancia al hospital para curarle las magulladuras, las dos mujeres se dirigen a la Unidad de Policía e interponen una denuncia al marido común por maltrato. Al hospital se dirigió la policía y detuvo al presunto maltratador de las dos mujeres.

Cuando el abogado intenta sacarle en libertad y aclarar que él ha sido el agredido, y que en ningún momento le puso una mano encima a ninguna de las dos mujeres… las autoridades alegan que lo saben y están convencidos de ello… pero que no esta en sus manos, soltarle porque es “una cuestión de política” y que el hombre tenía que ir a prisión hasta que un juez le juzgara por los hechos

Esto es un simple ejemplo de cosas cotidianas que suceden en la sociedad. Pero "ojo" con eso de”las políticas”porque se puede caer en la injusticia y en la vulneración de derechos.

Esta claro que el infiel marido por partida doble merece una censura… y hasta es posible que esta conducta este sancionada de alguna manera en el código civil o penal (lo desconozco) pero lo que no es admisible, es que por el simple hecho de que sus mujeres le acusen de maltrato, cuando él ha sido el maltratado, le dejen detenido y lo envíen a prisión por una "cuestión de política”

Si hay algo que me produce desagrado es observar la poca o ninguna caballerosidad de un hombre hacia una mujer. Pero si esta es maltratada de cualquier forma me provoca repugnancia. Es algo que no acepto y todo lo que se pueda hacer en el ámbito de la sociedad para evitarlos es poco. Es importante además, la aplicación de condenas según el delito, las circunstancias y todo lo que las leyes recogen para aplicar justicia.

Las políticas de gobierno se definen como "leyes y políticas formuladas y reforzadas a través de sistemas legislativos que rigen el funcionamiento del sistema político, tales como campañas electorales, la constitución y otras normas que regulan la creación de leyes y reglamentos".Es de suponer la seriedad y alcance de estas políticas.

Pero llamo la atención a los que proclaman “políticas urgentes” influenciados por la prensa sensacionalista y/o organizaciones gubernamentales o no defensoras de determinados derechos, porque al calor de esas influencias, repito, se pueden cometer muchas injusticias

Hace apenas unas horas y al calor de cuatro sucesos domésticos en un mismo día, el candidato a la presidencia de España por el Partido Popular Mariano Rajoy dijo en una tribuna de campaña que aumentaría el número de policías para evitar la “violencia doméstica”

Ante estas declaraciones yo me pregunto, ¿será que es posible poner un policía en cada alcoba de pareja? ¿Será que todos los hombres son potencialmente futuros delincuentes?. No creo ni una cosa ni la otra. Pero lo que sí creo es que esas políticas represivas no resuelven un problema social como es la violencia machista contra las mujeres.

Hay que escuchar a los estudiosos sociales y desempolvar sus sugerencias Hay que educar y profundizar por qué en la familia de hoy existe un fenómeno de las familias de ayer y aplicar una política consecuente y meditada.

Josefa Buzzi, Madrid, 6 marzo 2008

No hay comentarios:

Buscador

Google