19 feb. 2008

El futuro no está en una mochila sino en millones de mochilas

Fidel Castro ha renunciado al poder... es la noticia del día y no es posible abstraerme a tantos años que dedique de mi vida a alcanzar esa esperanza de futuro prometedor que nos trajo en su mochila.

Cuando Batista firmó su dimisión el l de enero de 1959, la sirena de la Planta de Níquel de Moa sonó más fuerte que nunca y los rebeldes, enarbolando sus banderas del Movimiento 26 de julio, paseaban por las rojas y polvorientas calles del pueblo, anunciando la noticia de la retirada del dictador. Todo el pueblo se unió a ellos en señal de apoyo a una causa en la que se tenía mucha esperanza. Allí estaba yo, con mi abuela Fela, dando gritos, a la par de todos.

Unos días después, regrese a mi pueblo, revolucionado también por los acontecimientos. Mi padre, que se había alzado con los rebeldes, ya estaba en casa y la vida allí a partir de ese momento cambió. Los obreros y campesinos del Central se volcaron a tareas revolucionaria.

En pocos días el Club de los " Blanquitos" , exclusivo para los ricos, se cerró y los lujosos coches impalas descapotables que se paseaban arrogantes por sus calles también.

En esos primeros años se suceden varios acontecimientos. Surgen las primeras bandas contrarrevolucionarias para defender los intereses de los terratenientes, la CIA comienza a infiltrar mercenarios que lucharían en contra de la Revolución.

En enero de 1961, el embajador norteamericano en Cuba, rompe las relaciones diplomáticas y unos meses después ante un posible ataque al país se crean los Comités de Defensa de la Revolución que tenían la misión de mantener una vigilancia permanente.

En el año 1961 se produce la invasión de la Bahía de Cochinos, y fracasada ésta, los EEUU establecen el bloqueo total de mercancías al país y Fidel anunció la Segunda Declaración de la Habana, en la que denunciaba el imperialismo norteamericano y apoyaba las luchas de liberación nacional.

El proceso hacia un sistema socialista se intensificó durante 1961 y 1962 mediante la nacionalización casi total de la propiedad privada (excepto el artesanado y el pequeño comercio) y la declaración de Fidel, el 1 de mayo de 1962, proclamando a Cuba como una república democrática y socialista. Paralelamente, se intensificaron las relaciones con la U.R.S.S. En octubre de 1962 el gobierno de los Estados Unidos denunció la instalación de mísiles soviéticos en Cuba.

El diálogo directo entre Washington y Moscú resolvió el grave conflicto internacional: Kruschev ordenó la retirada de los mísiles y, a cambio, Kennedy se comprometió a no invadir la isla. En esta "Crisis de Octubre” como se le conoce en Cuba, la mayoría de los obreros fueron movilizados y las mujeres ocupaban sus puestos de trabajo. Recuerdo que por ser una niña a mí me tocó la tarea de coser los sacos de azúcar.

Poco a poco la Revolución se fue organizando. Se alfabetizó al pueblo y en julio de 1962 las Organizaciones revolucionarias integradas, se transformaron en el Partido Unido de la Revolución Socialista y posteriormente, en 1965, en el Partido Comunista de Cuba (P.C.C.), que se declaró marxista-leninista.

Ya en esa fecha residía con mi abuela en La Habana Había dejado a un lado los estudios y priorizaba todo aquello que tenía que ver con las tareas revolucionarias de los Comités de Defensa de la Revolución, la Federación de Mujeres Cubanas y las Milicias.

En 1967 por mi "trayectoria revolucionaria" me aceptan en una escuela de formación de mujeres policías y allí estudie durante un año. Al terminar los estudios comienzo a trabajar en la Unidad Provincial de Tránsito de La Habana.

Unos meses después de comenzar a trabajar como policía de calle participo en un concurso para un programa de radio sobre prevención de accidentes de tránsito y fui seleccionada para escribir dicho programa. Así comencé mi andadura en el periodismo.

Desde entonces y hasta el año 1984 que me desmovilizo del Ministerio del Interior, trabajo como especialista en la prevención de accidentes de tránsito primero y en los delitos comunes y económicos después. Y como la mayoría de mi generación estudie como trabajadora hasta licenciarme en la Universidad de La Habana.

En todos estos años, se institucionalizó el país, se creó el Poder Popular y en 1976 fue aprobada en referéndum la nueva Constitución, que consagró el carácter socialista del estado. Por otra parte se desarrollaba la educación, la medicina y la cultura la que todos teníamos acceso gratuito.

En el mes de abril de 1980 ocurren los sucesos de la embajada de Perú y Fidel Castro ordena retirar la custodia exterior de la embajada. Más de 10 000 cubanos buscaron asilo en la sede diplomática. Inmediatamente que se sucedieron los hechos, me designan junto a otros compañeros a trabajar en el puesto de mando que se creó para atender a todas las personas que salían del país.

Durante este proceso, que duró hasta el mes de septiembre abandonaron el país alrededor de 125 000 compatriotas a través del Puerto de El Mariel en barcos de cubanos procedentes de la Florida que acudían a recoger sus familiares. En uno de estos barcos, se fue mi hermano Tito el segundo de mis cinco hermanos.

La experiencia personal que me aportó el haber trabajado con una gran parte de las personas que emigraron en aquella fecha y los actos de repudio que se sucedieron más adelante para los que no alcanzaron abandonar la isla, fue el principio del cambio en mis convicciones que me llevaron a abandonar el país unos años después.

Fue precisamente a partir de ese año cuando las políticas de prevención del delito que fueron prioritarias para la policía, comenzaron a decaer y se ocurrieron una serie de operaciones policiales como " Pitirre en el Alambre", contra los campesinos, " la Adoquín" contra los artesanos, etc., que con la excusa del llamado " enriquecimiento ilícito" sólo tenían el fin de reprimir todo aquello que fuera en contra de la política del gobierno en cualquier esfera de la sociedad.

Al cambiar totalmente la política de prevención del delito, solicito mi baja del Ministerio del Interior y finalmente me la conceden en 1984. Comienza así mi trabajo en Radio Rebelde, por intermedio de Juan Hernández, su director. En un principio ocupe el cargo de jefe del Departamento de reporteros y posteriormente, como era mi deseo pase a reportera.

Desde mi posición de reportera viví los nuevos tiempos difíciles de Cuba: La centralización económica unida a la escases de alimentos de todo tipo para la supervivencia llevaron al país a un grado de deterioro social incalculable, convirtiéndolo en uno de los países con mayor cantidad de presos del mundo proporcionalmente a su población.

Por otro lado, desde que se inició la perestroika en la antigua Unión Soviética a mediados de los ochenta se afectaron considerablemente las importaciones de petróleo, maquinarias industriales y alimentos soviéticos que se recibían a bajo precio lo que arruinó aún más una economía tambaleante por los excesos en la mala gestión administrativa, la malversación y el robo.

A partir de entonces Cuba comienza una grave crisis financiera y económica: la persistencia del bloqueo económico estadounidense y la disminución de las exportaciones agravaron el déficit comercial . Esta situación aumentó la deuda externa provocando una recesión que obligó al gobierno a imponer un plan de austeridad total a finales de agosto de 1990.

Por otra parte, la desaparición de la Europa del este y de la misma Unión Soviética contribuyeron también a la degradación de la situación política más un informe elaborado por la O.N.U., en 1989,donde se denunciaba que los atentados a los derechos del hombre desprestigiaban el régimen.

Otro hecho que en mi opinión marcó la degradación del sistema cubano fue la detención y ejecución en 1989 del general Arnaldo Ochoa, la destitución y posterior condena a veinte años de prisión de José Abrantes, antiguo ministro del Interior, y la purga del ejército y del Estado, que llevó a prisión a un grupo de altos oficiales que siempre fueron incondicionales al régimen.

Tengo que decir, que conocí al general Ochoa en Angola en un período en el que estuve dos años como reportera de Radio Rebelde cuando él dirigía el Ejército de cubanos destacado en ese país,. También estuve en el acto por el aniversario del Ejército de Occidente que se realizó en la Sala Universal de las FAR, donde Raúl Castro informó de su detención. Aún hoy, tanto yo como muchas personas que le conocimos personalmente, no nos hemos podido recuperar de la conmoción que nos causó aquella noticia y todo el proceso hasta su fusilamiento.

La década del 90 estuvo marcada por la ola de refugiados que llegaban a las embajadas de países extranjeros en La Habana para pedir asilo y poder abandonar la isla. También los numerosos intentos de abandonar la isla en todo tipo de naves y balsas con el objetivo de alcanzar las costas de Florida. Entre los balseros estaba mi hermano William, el más joven de todos y que tuvo la suerte de llegar con vida a la Florida.

En el 'Ecuador' de esta situación política y económica se celebra el IV Congreso del Partido, al que le precede un llamamiento popular a todos los niveles de la población para salvar a la Patria y a la Revolución. El pueblo cubano una vez más confía en su gobierno y responde a este llamamiento ofreciendo criterios y soluciones que cambien la situación, pero nada...todo continuó igual.

Yo partí de Cuba en diciembre de 1994 y desde entonces por cuestiones personales no he vuelto, pero siempre que viene alguien de allí me comenta las necesidades por las que pasa la población para comer cada día, el deterioro de sus viviendas, de sus calles, la falta de motivación de las nuevas generaciones...y por ahí un sin fin de situaciones que se me hacen difícil imaginar desde la distancia.

Fidel Castro renuncia al poder...es la noticia del día y no es posible abstraerme de esta información, porque conozco a la gente de mi país, su entereza, sus ganas de vivir y reunificarse con sus familias y sobre todo, tienen la experiencia de que la esperanza de un futuro prometedor no se encuentra en una sola mochila sino en millones de mochilas .

Josefa Buzzi. Madrid, 19 de febrero 2008

No hay comentarios:

Buscador

Google