12 mar. 2008

Mercedes

“Regresé con la Sra. Carmen y me volví rebelde”.

Esa frase ha brotado de los labios de mercedes al recordar los acontecimientos de aquel diez de diciembre, veintiséis años atrás.

_Tenía ocho años cuando ansiosa por conocer a qué le dedicaba mi madre tanto tiempo encerada en su habitación, decidí averiguarlo. No recuerdo el tiempo que espere allí hasta que la vi aparecer acompañada de un hombre que la trataba con vulgaridad. Entonces fui testigo de la relación entre una prostituta y un cliente._

_Cuando todo aquello terminó intenté escapar, pero, al bajar las escaleras fui sorprendida por otra chica que me llevó a dónde mi madre. Ella, angustiada me preguntaba una y otra vez qué había visto. Ante el silencio me pegó fuerte. Entonces regresé con la señora Carmen y me volví rebelde._

Mercedes tiene ahora treinta y seis años. Nació y vivió hasta los quince años en Badajoz capital. Durante su niñez estuvo al cuidado de Carmen, una señora de confianza de su madre. Luego del incidente ya Carmen no pudo controlar la indisciplina de Mercedes y se hace necesario internarla en el Colegio de monjas “San José”.

_ Tenía tanto odio dentro de mi, que deseaba revelarme a todo. No me importaba nada. Finalmente, las monjas tampoco me soportaron y me expulsaron a los seis meses._

Mercedes regresa con Carmen y su madre, pero la rebeldía aumentaba y cada vez se hacía más fuerte.

_Con doce años conocí a “Fali”un individuo de treinta y ocho años que se le veía con prostitutas y decían que había pertenecido a la Legión. De un día para otro me entregué a él. Deseaba tener aquella experiencia que había vivido mi madre el día que la vi. Fue absurdo y fugaz, porque mi madre, al enterarse, le amenazó con denunciarle a la policía por abusar de una menor._

Con catorce años conoce a Manuel y con el propósito de salir de las redes de su madre, contrae matrimonio con él por el Juzgado y la Iglesia. De esta unión, que solo duró tres meses, nació Carmen su primera hija, hoy con 21 años..

En un intento por rehacer el matrimonio, su madre alquila un apartamento para que viviera con su esposo y la niña.Era pequeño, de un sólo dormitorio, pero aún así, Manuel decide llevar a su madre y a una sobrina a vivir con ellos.

_Aquello resultó insoportable._ afirma Mercedes_ En una misma habitación dormíamos cuatro personas y la niña. Yo no quería mantener relaciones sexuales con él, pero aprovechaba cuando dormía y me obligaba. En la mayoría de las ocasiones que lo hizo su madre se encontraba despierta, a sólo medio metro de nosotros_

Finalmente abandona el apartamento y se instala en la casa de su madre con la niña. Aquella separación le trajo problemas con Manuel y su familia, los que intentaron por todos los medios quitarle a su hija.

La estancia con su madre duró poco.Un día, en un arrebato de celos por el hombre con el que convivía, provocó una discusión con Mercedes
echándola a la calle con su niña de meses en brazos y sus quince años cumplidos.

_ Me vi sola, en medio de un barrio de prostitución y vicio, donde nadie me aceptaba por ser menor de edad y mucho menos con una niña recién nacida. No tuve más alternativa que entregarle la niña al padre a cambio de poderes firmados donde me daba permiso para trabajar, porque aún estábamos casados._

En esas circunstancias conoció a Francisco que prometió ayudarla si se pasaba toda una noche con él. Y así lo hizo.Francisco la llevó a un Club ubicado en uno de los pueblos de Badajoz y así comenzó a trabajar. A cambio de sus servicios a los clientes, Paquita, la dueña del Club, les ofrece albergue y comida en su casa además de un sueldo, que su madre se encargaba de recoger.

En en esas condiciones conoce a Isabela, una prostituta portuguesa, de cuarenta y tres años, que le proporcionaba tabaco, comidas, etc.

_Comencé a tener relaciones con Isabela y puedo decir que termine un calvario y me meti en otro, porque Isabela, celosa con mis clientes, me proporcionaba constantes palizas_

A los dos años Paquita muere en un accidente de coche y las chicas se ven obligadas a trasladarse a Mérida, otro pueblo de Badajoz, instalándose en un hotel muy cerca del Club, donde empezaron a trabajar.

_ Yo me mantenía con mucho estrés, porque era alérgica a todos los anticonceptivos y regularmente salía embarazada, lo que me obligaba a trasladarme a Portugal, donde me hice durante varios años más de veinticinco interrupciones de embarazo._

No conforme con el trabajo que realizaban allí se trasladan a Alicante, donde las contratan en una Sala de fiestas para hacer strip-tease. Allí se quedan sólo unos meses hasta conseguir plaza en una casa de citas en Extremadura.

_Llevaba cinco años soportando los maltratos de Isabela. Le tenía mucho miedo, yo diría que terror, por las constantes palizas que me daba. Fue precisamente en una de esas peleas en que juré no me tocaría ni me vería nunca más. Y así lo hice._

Nos refiere Mercedes que decide instalar su propio negocio. Hace contactos en Portugal para que le proporcionaran las chicas y abre una casa de citas. Aunque ella afirma que no le interesaban los hombres, no pudo evitar la relación con Nani, uno de sus clientes fijos, con el que tiene dos hijas: Ruth, de diecisiete y Elvira, de catorce.

Por otra parte también mantenía relaciones, más o menos estables de pareja, con Elvira, una chica portuguesa que trabajaba en su casa.

_ Mis relaciones con los hombres eran sólo como clientes y nada más. Repudiaba el que un hombre quisiera vivir conmigo. Mi cabeza y mi corazón no lo soportaban.Cuando el Nani conoció mi relación con Elvira, quiso llevarse las niñas y montarme un chantaje .Entonces decidí dejarlos a los dos e irme a otro sitio._

Tenía Mercedes veintiséis años cuando abre dos negocios por su cuenta. Una casa de citas y un bar-cafetería. Las niñas se las atendía una señora que tenía contratada para ello, mientras ella, con la ayuda de los empleados atendía las dos instalaciones.En ese entonces conoce a Carmen, también de Portugal.

_Ella tenía veinte años y yo no tenía interés en nada serio con nadie, por todo lo que había pasado y no quería implicarme en una relación estable. Ella no lo entendió e intentó suicidarse, por lo que estuvo muy grave en el hospital_

A partir de estos acontecimientos Mercedes decide recogerla y llevarla a su casa.Acuerdan que mientras ella atendía los negocios, Carmen cuidaría de las niñas y la casa. Esta unión se consolidó al punto que se propusieron que Carmen tuviera un hijo, por lo que contactan con una clínica particular de Madrid, y le practican la inseminación artificial.

_Llegué a enamorarme tanto de ella que no quería que nadie la tocara. Por eso buscamos de esa manera Cristian-Joel, que hoy tiene diez años_

Nos comenta Mercedes que durante los siete años que vivieron juntas fueron muy felices. La niña mayor venía los fines de semana y las dos más pequeñas estudiaban en un Colegio cerca de la casa. El niño crecía y las cosas marchaban bien.

La familia de Carmen la reclama con el argumento de arreglar unos papeles de herencia. Carmen viaja a Portugal en compañía de su hijo.

- Al mes de marcharse, su madre llama por teléfono y dice que Carmen se casaba, me invitan a la boda y asisto a la ceremonia.Cuando regreso a Badajoz y para evadirme del dolor que me produjo aquella separación, pasaba el tiempo bebiendo alcohol y no atendía a mis hijas, ni los negocios._

Unos meses después Carmen regresó argumentando que el matrimonio no funcionaba, pero Mercedes no la perdonó.Se fue recuperando a lo largo de tres años y comenzó a ocuparse de sus negocios, el bar y la casa de citas.

En ese espacio de tiempo, una clienta del bar, llamada Nieves, comienza a rondarla pero no la aceptó. Cierra el bar y se marcha con Tony, un antiguo cliente que nunca la abandonó. Se instala en la isla de Tenerife, Canarias y se emplea de cocinera en Maspalomas, pero la nostalgia de los suyos la hace regresar tres meses después.

Reabre el bar y decide ella misma ocuparse del trabajo.En aquellos momentos aparece Nieves, la cliente del bar que desde hacía dos años trataba de conquistarla, la invita a unas ferias y así se inició la relación con ella.

Al poco tiempo Mercedes decide marcharse a Extremadura y trabajar en un Club.Allí conoce a Vicente, un cliente que además de pagar sus entradas como cualquier otro, le dejaba semanalmente cien mil pesetas para sus gastos. También trabajaba en otro Club y mantenía relaciones con el dueño.

_Nieves, además de alcohólica, era muy celosa _ Afirma Mercedes_ y al ver que me iba bien con Vicente, le habló de nuestra relación. Aunque esto no tuvo la mayor trascendencia, decidí viajar a Madrid donde los padres de Nieves nos apoyan para comprar un piso._

finalmente se instalan en Madrid. Nieves con su hijo y Mercedes con sus dos niñas más pequeñas. Ella se coloca de cocinera en un Restaurante, mientras Nieves continuaba estudios de Auxiliar de Clínica. En un principio todo estaba bien, pero poco a poco las relaciones se fueron deteriorando.

- El alcoholismo de Nieves era insoportable._ Comenta Mercedes_ sentía celos de mis hijas, de mi madre y comenzó a maltratarme con mucha frecuencia. Tengo en mi cuerpo más de cuatro señales de sus agresiones._

Dice Mercedes que esta situación se fue agravando hasta el punto de continuas peleas en las que intervenía la policía. En una ocasión le dijo _“Te tengo que matar o verte presa para toda la vida”_.Ante estas amenazas, Mercedes decide separarse, alquila un piso y se marcha con sus dos hijas. No obstante Nieves continuó persiguiéndola y llegó al punto de amenazar hasta a sus hijas.

El día 28 de Agosto de 1996 Mercedes salió de su trabajo con la intención de viajar a Extremadura . Ya en la estación y con el billete de salida para las seis de la tarde, recibe una llamada de Nieves a su teléfono móvil donde le decía que si no recogía sus cosas del piso antes de media hora, se lo tiraría por la ventana, incluyendo al gato. Es cuando Mercedes cambia su billete para las doce y cuarenta y cinco de la madrugada y acude a la casa de ella.

Cuenta Mercedes que antes de llegar a la casa entró a un bar cercano y, mientras le sirven una cerveza, llama por teléfono a Nieves para decirle que estaba cerca e iría a recoger sus cosas. Mientras ella escuchaba el timbre del teléfono la vio en el bar cuando apuraba una copa doble de coñac. Antes de llegar a ella ya se había marchado.

_Terminé de beber la cerveza que había pedido, pagué mi cuenta y subí a su apartamento. Cuando llegué la puerta estaba abierta y el recibimiento un vaso que me tiró con todas sus fuerzas. _

Y continúa Mercedes con su relato

_Traté de calmarla, le pedí por favor que no quería problemas, que había acudido a su llamada para recoger mis cosas. No hizo caso y se abalanzó sobre mi con toda la fuerza de su agresividad, acompañada del alcohol. Para defenderme de sus agresiones y atemorizarla cogí un cuchillo de la mesa y en una de sus embestidas hacia mi se cortó el cuello y cayó hacia atrás. Cuando la vi allí tirada intenté darle los primeros auxilios. Llamé a la policía y al SAMUR, pero cuando llegaron estaba muerta._.

Es precisamente desde ese día de Agosto de 1 .996, que Mercedes se encuentra en prisión preventiva, esperando la celebración del juicio.

Es la encargada de la limpieza de uno de los módulos de la prisión, ha realizado recientemente un curso de estética, canta en un coro y se prepara para sacar su Graduado escolar.

A Mercedes la acompaña Cristina, su compañera sentimental dentro de la cárcel, quién nos comenta cómo llegó a la vida de Mercedes.

_ En febrero de 1 996, Mercedes estuvo en esta prisión por espacio de catorce días, a propósito del impago de unas multas por infracciones de tráfico. Yo nunca había tenido relaciones íntimas con ninguna mujer, pero hubo algo en ella que me impactó. Nuestras relaciones se limitaban a un saludo de soslayo en los horarios de comedor. A los catorce días se marchó y nunca más la volví a ver hasta Agosto, es decir, seis meses después cuando suceden los acontecimientos por los que está aquí._

Cristina la mira, le acaricia sus manos y continúa.

_Creo que ella me supo conquistar, porque detrás de esa mujer de carácter enérgico y dominante, hay un corazón capaz de ofrecer ternura y amor. Y una muestra de ello es la relación con su madre, que a pesar de todas las cosas que sucedieron en sus vidas, es capaz de perdonarla, y siente pena por los sacrificios que tuvo que hacer su madre para sobrevivir y atenderla a ella._

Y continua Cristina.

_ Nuestra relación ahora mismo es sincera y hacemos planes para cuando salgamos de la prisión. Sólo le pido a Dios que nos ayude y seguir conociendo a esa Mercedes que ya no es tan rebelde y que cada mañana se comunica con las palomas que acuden a nuestra ventana, como si quisiera que éstas elevaran al cielo un mensaje de perdón y esperanza.

Entrevista realizada por Josefa Buzzi en la antigua cárcel de mujeres de Carabanchel en Madrid el 28 de mayo 1997.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy interesante.

http://iloveprost.weebly.com/

Buscador

Google